Tú para cuándo

Batidos Detox

nutriananda

¿Queda poco tiempo para tu boda y quieres encontrarte en perfectas condiciones? ¿Te pegaste un buen atracón en el banquete, y quieres hacer un tratamiento detox? O a lo mejor simplemente quieres cuidarte más e incluir más frutas y verduras en tu dieta, pero no te encanta su textura ni sabor y te cuesta consumir tus cinco raciones diarias de fruta y verdura. 

La solución a tu problema puede estar en los batidos verdes. Celia Lastres, nutricionista y exconcursante del programa de TVE MasterChef, nos explica lo que son en nuestro primer número de TuParaCuando, que puedes descargar gratis en App Store y Google Play.

Antes de nada, queremos aclarar que un batido no es un sustitutivo de la comida y no deben utilizarse para seguir una dieta sin vigilancia médica, sino como complemento.

Los batidos verdes son como una ensalada en vaso  compuesta por fruta+hojas verdes+agua, a la que seguro te engancharás por su rico sabor.

Para conseguir una absorción óptima de las hojas verdes, éstas tienen que entrar en el tracto digestivo en forma líquida. Como contienen un alto contenido en fibra celulosa, al sistema digestivo le cuesta descomponerlas adecuadamente. Los humanos sanos, licuamos las hojas mediante un masticado completo y mezclando el bolo alimenticio con el ácido que segrega el estómago.

El problema está en que la mayoría de las personas no tienen niveles normales de ácido clorhídrico debido a la falta de masticación, por lo que tomar las hojas verdes en forma de batido nos facilita bastante la absorción de sus nutrientes.

Para hacer tu batido verde sólo necesitas una batidora de brazo de toda la vida, o una batidora americana.

Mete en ella una o dos frutas (para hacerlo más digestivo aún no mezcles frutas dulces con frutas ácidas), hojas verdes (varía con frecuencia, puedes usar canónigos, espinacas, lechuga de hoja de roble, hojas de apio, aromáticas como la hierbabuena o la albahaca…) y agua.

Si te apetece endulzarlo puedes añadir más cantidad de fruta o usar sirope de ágave (tiene un sabor parecido a la miel pero más ligero). Así, tu supergreen liberará su energía lentamente sin tener picos de glucemia, aunque si lo prefieres puedes usar estevia, miel o panela.

Si se le añaden frutos secos, semillas o grasas se ralentiza la absorción del batido y pueden provocar gases, asi que en este caso se cumple la norma de menos es más. Mejor usar una hoja verde y una fruta distinta cada día, en vez de 7 hojas distintas y 4 frutas diferentes en cada batido. Cuanto más sencillo mejor, así también variaremos más los sabores y no nos cansaremos de nuestro nuevo desayuno.

Mi top three son el de plátano y canónigos, el de piña, jengibre y hojas de apio fresco, y el de naranja y espinacas. Bien sencillos, ricos y sanos.

Tómate un vaso por la mañana, y el resto llévatelo al trabajo en un termo o en un tarro para tomarlo a media mañana y dar ejemplo de salud. Si no tuvieras tiempo de prepararlo por la mañana o no quieres despertar a tus vecinos, lo puedes dejar hecho la noche anterior. Apenas perderá propiedades, y en cualquier caso será mejor tomarlo que no hacerlo “por si pierde vitaminas”.

Con el batido quedarás saciado, pero para cuando te entre hambre a media mañana, te recomiendo comer otra pieza de fruta entera, un puñado de frutos secos, un pequeño bocadillo de pan integral con verduras a la brasa, o un yogur.

Ya no tienes excusas para cuidarte y comer cada día más fruta y verdura fresca.

¿Quieres ver las recetas que Celia nos recomendó en el número de Julio de TuParaCuando? Descarga la revista y verás las recetas, ilustradas por Celia 🙂

ios-badgegoogle-play-badge

Echa un ojo también a estos