Tú para cuándo

Organiza un banquete de boda diferente

No nos engañemos, una de las claves del éxito de una boda es la comida y tenemos que cuidarla al máximo. Podemos optar por un banquete más tradicional, con los invitados sentados o buscar otras alternativas más modernas, con un catering de boda tipo cóctel o bufé. ¿Os animáis?

Tomás García, autor de uno de los blogs de cocina más conocidos de nuestro país, El Saber Culinario, nos cuenta en nuestro primer número de TuParaCuando como organizar este tipo de banquetes:

Lo cierto es que cada vez más las parejas se animan a organizar algo más dinámico, dejando atrás los tradicionalismos del menú clásico con amigos y familiares divididos en mesas. Apostando por el banquete tipo cóctel, os puede quedar una boda mucho más creativa, además de evitar los quebraderos de cabeza a la hora de distribuir a los invitados. Vuestra tarea como anfitriones será mucho mejor porque podréis interaccionar más con ellos.

Boda tipo cóctel

A pesar de esto, existe algo de miedo para poner en marcha este tipo de celebración, en parte por la falta de información. Las parejas de novios que se resisten piensan que en los banquetes tipo cóctel habrá menos comida, será menos elegante o formal o la calidad de los platos será peor. Esto es un error, ya que podéis tener un banquete tan sofisticado y con tanto éxito como los tradicionales si se organiza correctamente y se contrata un buen servicio. Como ocurre siempre, todo dependerá del presupuesto que se maneje.

Hay muchos caterings que ya ofrecen banquetes muy originales tipo cóctel o bufé. Pero hay ciertos aspectos que debéis conocer antes de tomar una decisión. Recordad que uno de los objetivos de una boda es que los invitados se sientan cómodos y que disfruten.

Por eso, veamos primero todas las opciones que tenéis y las ventajas e inconvenientes de elegir un banquete tipo cóctel-bufé frente al tradicional.

Tipos de banquetes de bodas

Banquete tradicional

Es la opción más clásica y a la que estamos más acostumbrados. Suele servirse una copa de espera con aperitivos previo a la comida. Todos los invitados están sentados y los camareros sirven los platos. En general, el menú está compuesto por uno o varios entrantes, uno o dos platos principales, postre, vinos y licores. Y al final, una barra libre con bebidas.

Banquete tipo bufé

Este tipo de banquete es más juvenil que el tradicional, facilitando un ambiente mucho más divertido, ya que los invitados son libres de elegir qué quieren comer. Suele comenzar igualmente con un cóctel de bienvenida y luego toda la variedad de comida se expone en diferentes bodegones o estaciones (que pueden ser temáticos o no), de tal manera que los invitados se sirven directamente con ayuda de camareros. Además, se suelen hacer show-cookings o cocina en vivo. Lo ideal es que se pongan mesas corridas para que cada uno se siente donde más le apetezca. Suele salir más o menos igual de precio que el banquete tradicional.

Banquete tipo cóctel

Es el más sencillo de todos y, a priori, el más barato. Ideal si queréis organizar un banquete mucho más distendido y animado, ya que los invitados estarán constantemente mezclados. La oferta del menú es quizás un poco menor que en caso del bufé, pero puede resultar igual de interesante. En este tipo de boda es importante prestar mucha atención a la cantidad de comida que se va a servir y la frecuencia de salida. Aunque se suele hacer de pié, no olvidemos poner sillas y mesas de apoyo para que la gente pueda descansar, sobre todo la gente mayor.

Banquete mixto: cóctel-bufé

Es uno de los más demandados, ya que combina lo mejor del tipo bufé y del tipo cóctel. Los invitados estarán libres e igualmente se podrán sentar en mesas comunes. La gran diferencia es que habrá una mayor diversificación de comida. En general, la comida fría o más sencilla estará en las estaciones temáticas (embutidos ibéricos, mesa de quesos, bufé de ensaladas, etc.) y la comida caliente la suelen servir los camareros, sobre todo, en forma de bocados creativos o mini foods. Además, se potencia la cocina en vivo delante del comensal (sushi, barbacoa, arroces…).

Ventajas e inconvenientes del banquete tipo cóctel-bufé

Si elegís el banquete más moderno (cóctel, bufé o mixto), es imprescindible tener en cuenta todas las consecuencias. ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene frente al banquete tradicional?

Ventajas

  • Evitamos los quebraderos de cabeza a la hora de organizar los invitados en las mesas, algo que resulta engorroso y, en algunos casos, fuente de muchas discusiones. Aún así, también en este tipo de bodas con cóctel o bufé podréis asignar mesas a vuestros invitados.
  • Nos podemos lucir con la estética creando diferentes montajes y creatividades de acuerdo a nuestros gustos. Por ejemplo, creando tarjetas con mensajes divertidos para provocar la sonrisa en los invitados. Además, al igual que se hace en el banquete tradicional, los novios pueden proponer cambios en la cubertería, cristalería, decoración, etc.
  • El abanico gastronómico es mucho más amplio y muy personalizable. De hecho, lo que más se lleva son las bodas temáticas o los cócteles con cocinas del mundo.
  • Los invitados se relacionan mejor y se favorece un ambiente mucho más dinámico.
  • Es mucho más ágil que una comida o cena por tiempos.
  • Los invitados pueden elegir la comida que más les guste e incluso disfrutar viendo cómo la cocinan en directo.
  • Puede salir más barato que el menú tradicional.

Mini bocados gourmet

Inconvenientes

  • Puede resultar algo incómodo. En los primeros momentos se podrá ver a todo el mundo de pié, pero a medida que vaya pasando el tiempo, muchos de los invitados querrán descansar. Por eso, procura facilitarles un asiento para que no se sientan incómodos. También tiene que haber mesas disponibles.
  • Con un banquete tipo bufé no es recomendable pasar de los 150-170 invitados o si en vuestra lista hay mucha gente mayor, ya que puede generar muchas molestias.
  • Aglomeraciones o colas en los puestos de comida. Si no se organizan bien los puestos de comida o no se le da el suficiente espacio, es probable que os encontréis muchas filas de invitados esperando por un plato de comida. Esto genera mucho nerviosismo y no se puede tolerar.
  • Sensación de comer poco. Aunque esto también puede suceder en un banquete tradicional, ocurre más veces en los de tipo cóctel, porque parece que se ha comido poco cuando en realidad, no es así. La clave está en hacer una buena distribución de la comida y manejar bien los tiempos.
  • Puede que algunos invitados sientan que no están en una boda. Esto ocurre porque la mayoría de la gente está muy acostumbrada a la boda tradicional, con un cóctel inicial, la comida o cena y un baile final. Aquí la cosa cambia, es algo más libre y hay que hacerlo divertido para que no resulte un evento muy monótono.

Consejos prácticos para que el banquete tipo bufé o cóctel sea un éxito

Imaginemos por un momento que ya habéis sopesado los pros y los contras y, finalmente, habéis decidido contratar un banquete tipo cóctel-bufé.

¿En qué tipo de espacio lo podéis organizar? ¿Sólo bufé o combinado con cóctel? ¿Queréis cocina en vivo? ¿Cuántos asientos tenéis que poner? ¿Con camareros o sin ellos?

Si el catering que contratéis es de calidad y ya tiene experiencia en este tipo de eventos,  todas estas cuestiones tienen respuestas muy sencillas, aunque nunca está de más que las conozcáis.

¡Prestad atención!

a) ¿Cuántos invitados podréis tener?

Pasar de 150 invitados puede suponer un problema, sobre todo en el tipo bufé donde la gente suele perder la paciencia si tiene que esperar mucho tiempo en la cola para que le den la comida. Sin embargo, si se dispone de grandes espacios se puede aumentar el número de invitados sin problema.

b) ¿En qué tipo de espacio se puede celebrar?

Esto va a depender del número de invitados y de la época del año. Si la boda es en verano y se celebra en la tarde-noche, resulta más idóneo hacerlo fuera, pero si estamos en otoño o en primavera, tendréis que contar también con espacios de interior.

c) ¿Hay que poner asientos y mesas para todos los invitados?

Lo ideal sería que sí, o al menos para el 80% de los invitados. Habrá invitados que prefieran quedarse de pié, bien por comodidad o bien por acceder más fácilmente a la zonas de comida y bebida, pero siempre es conveniente disponer de mesas y sillas, sobre todo para niños y personas mayores. Incluso, en este sentido, se puede jugar con los espacios y habilitar zonas con una decoración y estilos diferentes (se lleva mucho la zona chillout), siempre respetando cierta distancia para que los invitados se puedan mover con facilidad hacia la zona donde está la comida.

e) ¿Cómo se tienen que colocar las mesas con comida en el bufé?

Para evitar colas interminables, las mesas deben ser amplias y hay que colocar la comida alrededor de las mismas. Además, hay que dejar un buen espacio entre las diferentes estaciones o mesas temáticas.

f) ¿Se necesitan camareros? ¿Cuántos?

Los camareros siempre serán necesarios, a pesar de que en el bufé los invitados se sirvan solos la comida (en este caso específico, los camareros recogerán y podrán servir los platos, además de rellenar bebidas). En el banquete tipo cóctel son totalmente imprescindibles, siendo la relación de un camarero por cada 15 invitados la más idónea.

g) ¿Cómo hay que ordenar la comida y la bebida?

La comida y la bebida deben estar bien separadas para lograr una mejor distribución de los invitados y todo correctamente identificado con cartelitos para que la gente no se pierda. En la boda con bufé hay que separar la comida tanto por temperatura como por tipos (si son aperitivos, ensaladas, mesa de quesos, postres, etc.). Además, suele quedar bien una pequeña reseña con la descripción del plato.

h) ¿Queréis que se haga un showcooking o quizás poner foodtrucks?

Para hacer el evento mucho más dinámico tenéis la posibilidad de que los cocineros hagan los platos en directo, siendo el caso más típico el de los arroces, pero también sushi, comida mexicana o tex-mex. Por otro lado, podéis contratar las caravanas de comida o foodtrucks, donde también harán la comida delante de los comensales.

i) ¿Qué tipo de comida se tiene que servir? ¿Qué estilo elegimos?

Precisamente, una de las ventajas de los banquetes tipo cóctel o bufé es la amplia variedad de comida que se puede servir, desde propuestas más clásicas hasta las más vanguardistas o innovadoras pasando por las temáticas (las más demandadas) o por la cocina en directo que comentábamos antes. No olvidemos tampoco los platos típicos del lugar de origen de los propios novios, ya que puede dar mucho juego. Además, podemos personalizar a nuestro gusto y darle al catering un aire más internacional, más cosmopolita, más rural o vintage, por ejemplo. La idea es que la gastronomía se integre como parte de la propia decoración.

En el siguiente apartado veremos algunas propuestas gastronómicas que están siendo tendencia para que podáis integrarlas en vuestro banquete tipo cóctel o bufé.

Ideas para servir en el banquete tipo cóctel-bufé

En este tipo de celebración, los invitados van a vivir una experiencia muy gourmet, porque van a poder probar una gran variedad de platos. Hay apuestas muy seguras que siempre triunfan como los embutidos ibéricos, la mesa de quesos o el sushi, pero también se puede apostar por otra novedad que está empezando a ser tendencia, los mini-foods, pequeños bocados de platos elaborados. Tampoco podemos descuidar el tema de la bebida, donde debe haber mucha variedad y que incluya también opciones sin alcohol.

¡Tomad nota! 

Vino, cerveza y otras bebidas

Elegir un tipo de vino blanco, otro tinto y alguna cerveza sería la opción más cómoda, pero también la más clásica. ¿Por qué no apostar por una barra degustación de vinos? ¿Qué tal un bufé de cervezas donde se incluyan opciones nacionales y de importación? También podéis atreveros a poner vermú, sobre todo anexo a una mesa que incluya aperitivos.

Por otro lado, no olvidemos que habrá invitados que no tomen alcohol, sed precavidos y tenerlo en cuenta. Además, ahora está teniendo mucho éxito los puestos donde se hacen zumos naturales y mócteles (cócteles de frutas sin alcohol).

Para la parte final de la fiesta, no puede faltar el corner de combinados clásicos e innovadores. Los mojitos siempre son un clásico que no puede faltar y ahora también los “mini-tragos”, bebidas de combinados en formato pequeño. Una cosa que llama también mucho la atención es ver la preparación de cócteles creativos por parte de un barman.

Puestos que nunca fallan: quesos y jamón

Está comprobado, la mesa de quesos y el cortador de jamón reciben mucha atención por parte de los invitados, y no tenemos que prescindir de ellos por muy clásicos que puedan parecer.

Cada vez hay más y mejores cortadores de jamón que pueden llegar a sorprender con sus creatividades en los platos. Procurad elegid un buen jamón ibérico (y no necesariamente debe ser un pata negra). Además, si se acompaña el jamón con un buen pan, tomate y aceite, el éxito se multiplica por mil.

La mesa de quesos es otra apuesta segura que convierte a los invitados en verdaderos ratoncitos. Y le podemos sacar mucho jugo, al poder hacer diferentes combinaciones. Por ejemplo, lo ideal es servir de unos 8-10 tipos de quesos, que vayan desde los más frescos a los más curados y ahumados (todo ellos con cortes adaptados a la propia naturaleza del queso y a la estética de la mesa), sin olvidar aquellos quesos que dan el toque de color. Además, para completar la mesa y maridar el queso, hay que poner frutos secos y trozos de fruta (nueces, almendras, frutos rojos…), además de distintos tipos de pan (panes más blancos para los quesos tiernos y panes con carácter para los más curados).

Mesa de quesos para boda

Panes gourmet y aceites de oliva virgen extra

El pan y el aceite están pisando fuerte. Pueden ir solos o de la mano. Tener un puesto exclusivo de panes permite poner una gran variedad con harinas diferentes, con fermentaciones variadas, con panes más rústicos o más internacionales; sin embargo, si se completa con una estación de cata de aceites, la experiencia se hace más completa y los invitados disfrutarán aún más.

Ensaladas, cremas y gazpachos

A priori, podemos pensar que estos puestos van a ofrecer la comida más aburrida o solo apta para comensales “saludables”. Y nada más lejos de la realidad, ya que suelen tener mucho éxito, siempre y cuando se sirvan de modo creativo. Además, dependiendo de la época del año podemos adaptar las propuestas jugando con los productos de temporada.

Puesto de ensaladas para boda

Mini-foods o bocados gourmet

Pequeños bocados creativos que deleitan la vista y el paladar y que están causando sensación. A diferencia de los canapés, los mini-foods son más completos y tienen una presentación más cuidada. Se suelen dar más en las bodas tipo cóctel que en las de tipo bufé. Y se pueden adaptar tanto al salado como al dulce: desde mini tacos o quesadillas, hasta mini asados de pescado o carne a la parrilla, pasando por el lado más dulce con las mini galletas en vaso de leche. ¡Opciones hay mil!

Puestos temáticos

Seguro que acertáis poniendo una barra se sushi, de comida mexicana, de parrillada carnívora o vegetariana, de hamburguesas y también de arroces o fideuás. Estos serían ejemplos clásicos, pero ¿os animaríais a poner algo más innovador? Por ejemplo, un corner donde sirvan aperitivos con huevos de codorniz hechos en el momento, otro de conservas marinas con chips de patata (iría asociado al vermú), otro con foie, untables y chutneys… ¡el abanico de posibilidades es infinito!

Los placeres dulces

¡Siempre hay que dejar sitio para el postre! La tarta nupcial está muy bien, pero muchos novios ya optan por poner una buena mesa dulce que sorprenda. No hay que olvidar que el postre es una de las cosas que más desean los invitados, así que este aspecto hay que cuidarlo al máximo, haciendo un candy bar que entre por ojos. Podéis optar por algo más clásico, como bollería, pasteles, helados o golosinas; o algo más sofisticado, como macarons, bombones o chocolates. También se puede mezclar para que haya variedad, pero todo dentro un orden y situados de forma estratégica. ¿Os imagináis tener también un puesto donde hagan crepes con chocolate en directo? Además, si queréis darle un toque diferente, lo podéis hacer temático, adaptado por ejemplo a tu serie o película favorita.

Mesa dulce para bodas

Como ya habéis podido comprobar, los banquetes tipo cóctel-bufé ofrecen un gran abanico de posibilidades. La clave está en consultar con muchos cáterings y elegir el que más se adapte a vuestros gustos y bolsillo.

¡Seguro que tendréis una celebración diferente y muy original!

Echa un ojo también a estos